Move your mouse over me Move your mouse over me Move your mouse over me Move your mouse over me

ARTICULOS

Ese miedo a los 140 caracteres, al muro y a lo 2.0

MAR 29, 2012 | PUBLICADO POR: LA RADIO SALUDABLE

Por Melissa Trouyet Starr
Llegué al centro donde se impartían clases de computación un poco después de la hora de la comida y me encontré con varias mujeres sentadas afuera, en semicírculo. De vez en cuando intercambiaban comentarios, sin embargo, el silencio se atragantaba en el escaso dialogo. Sin pensar más sobre el asunto me adentré y seguí con mis actividades.

La semana siguiente, el mismo grupo de mujeres se encontraba reunido en el mismo lugar. Había un cierto aire de familiaridad que parecía indicarme que no era de las primeras veces que se sentaban juntas. Al indagar, Doña Irma, líder nata y vocera no oficial del grupo, me respondió que esperaban ahí a que sus hijos salieran de su clase de computo.

¿Esperan ahí durante las dos horas?, pregunté. La respuesta de Doña Irma fue afirmativa. La semana anterior había notado que dentro habían mujeres de diversas edades en una de las aulas, también aprendiendo computación, así que con naturalidad le dije que por qué no se incribían a tomar un curso de computo y aprovechaban el tiempo. Doña Irma me lanzó una mirada confundida e incrédula, como si lo que le había preguntado fuese completamente ridículo. No supe que más decir y  seguí mi camino, mas perpleja que Doña Irma.

Un par de meses después, en una sobremesa, la conversación se viró hacia los mejores tweets de la semana. Alvarito, un querido amigo y ávido twittero, que se encontraba sentado a mi izquierda, me preguntó si yo seguía a cierto twittero en cuestión. Con una mirada extrañada lo miré y balbuceé alguna respuesta acerca de que no le veía el propósito a esa tecnología, que nada más no me apetecía intentarla y por si fuese poco me daba igual lo qué desayunaban las personas (mi comentario estrella).

Sin embargo, por dentro el corazón me latía apresurado y logré percibir que la pregunta no solo me causaba incomodidad, sino un poco de terror. Esa misma noche, platicando con una amiga, le conté la conversación y en voz baja le confesé la verdad: Twitter me daba miedo. Me hacia sentir insegura y me horrorizaba la idea de tener que enfrentarme a mis seguidores. ¿Les interesaría lo que digo?

Enseguida pensé en Doña Irma. ¿Será que Doña Irma sentía lo mismo respecto a las computadoras? ¿Podría ser que el mismo mecanismo de inseguridad y duda el mío que el de aquellas mujeres reunidas afuera del centro semana tras semana, mientras sus hijos aprendían computo? En un mundo donde la tecnología se revoluciona sobre sí misma, para usuarios reacios a la tecnología como lo he llegado a ser yo, es especialmente complicado entender el sistema. (Reacia: me defino así pues llego medio paso mas tarde que mis otros pares a manejar la ultima revolución en conexión; y lo hago, dando bocanadas de aire desesperadas, por mera sobrevivencia y, como aquella lenta adolescente objeto de burla de la secundaria que entendía el chiste 5 minutos después, me río, lo disfruto y me engancho con efecto retardado).

Doña Irma se vuelve una figura central. ¿Dónde esta esa Doña Irma dentro de mi?, ¿qué experiencias me pierdo, por sentarme afuera esperando miedosa e insegura? Intuyo que no he de ser la única con una Doña Irma dentro. Algo en mi interior me susurra que la manera en que aproximo la tecnología y la conectividad puede ser una dura metáfora de más de un paradigma limitante que me acompaña. Tal vez es tiempo que tuitee a mi Doña Irma.

Melissa Trouyet Starr es psicóloga y vive entre Los Ángeles, California, y México DF

Etiquetado con: , , ,

ESCRIBE UN COMENTARIO

Para escribir un comentario debes haber iniciado sesión antes, para ingresar, hazlo AQUI.
ARTICULOS
NOTICIAS
ENTREVISTAS
INFORMES

ENTRADAS RECIENTES RADIO
Asociación Nacional de Periodistas cumplió 86 años de fundación
Presentan libro de periodismo en la FIL Lima 2014
Caja de recursos y herramientas para periodistas
8 tareas en el nuevo periodismo
5 herramientas para reducir tamaño de imágenes







Ingresar al sistema