Move your mouse over me Move your mouse over me Move your mouse over me Move your mouse over me

NOTICIAS

Radios Comunitarias en Oaxaca México: el aire es de todos

NOV 7, 2013 | PUBLICADO POR: LA RADIO SALUDABLE

antena_1¿Una antena con el palo de una escoba?

Paseando entre las mesas de trabajo nos topamos con una escoba que, a simple vista, parecía rota. En cuestión de minutos, alguien se acerca e instala unos cables, unas extensiones, una computadora, un transmisor… y usa ese palo de escoba como base para una antena.

Listos para transmitir.

Esto es lo que hace la Asociación de Radios Comunitarias de Benito Juárez en Oaxaca: instalar transmisores para radios comunitarias e intentar hacer presión en lo legal para acceder sin problemas a su derecho a transmitir y ocupar el espacio radioeléctrico. Procuran que los equipos que proporcionan sean de muy bajo coste, y además tienen la facilidad de que ser muy fácilmente manipulables por cualquier persona. Desde un niño hasta un adulto.

En la II Cumbre Continental de Comunicación Indígena aprovecharon para hacer talleres y compartir su experiencia.

Filadelfo Figueroa, nos comenta que ya son 46 comunidades que tienen radios comunitarias y forman parte de la Asociación. También trabajan el aspecto de lo legal, pues en México la legislación de radios comunitarias no es fácil, comenta.

“Que no se persiga las radios comunitarias, sino que se acepte que realmente es una necesidad y un derecho de los pueblos contar con sus propios medios de comunicación”, comenta Figueroa.

En Oaxaca, unas 500 radios usan el equipo que ellos llevan: un transmisor, una computadora y una antena situada en el palo de una escoba. Pero también hay gente que está haciendo radio de manera aislada porque desconocen, dicen, que hay organizaciones como la de ellos para poderse unir y avanzar en el sentido de encontrar permisos.

Figueroa insiste en la importancia de que se puedan sumar y apoyarse en red todas las radios comunitarias para avanzar en lo legislativo, en la realización e intercambio de programas y en lo que se refiere a asesoría técnica.

En México hay alrededor de 2000 radios comunitarias y Oaxaca es quizás el Estado que más radios tiene. Algunas empezaron a trabajar hace ya 10 años.

Le preguntamos a los miembros de la asociación si se considera legal en el país poner este tipo de antenas. Pero a pesar de que durante su transmisión no interfieren en la frecuencia de otras radios, “nos llaman radios piratas”, comenta Figueroa, y por ello están empujando para que se acepte lo que ellos llaman “radios toleradas”, “radios comunitarias” y “medios alternativos”, “que haya una modalidad de aceptación de estos medios de comunicación que son una realidad y el Estado no lo puede seguir tapándose los ojos porque ahí están”, insiste.

Los miembros de la Asociación están convencidos de que los pueblos tienen derecho a tener sus propios medios “porque el aire es de todos y no le pertenece a una empresa determinada”.

Antena_2

Filadelfo Figueroa, Asociación de Radios Comunitarias de Benito Juárez en Oaxaca

Mientras platican de lo fácil que es instalar una radio, cuentan un par de anécdotas: “Una vez llegamos a una comunidad que se llama Chazumba. Cuando llegamos, el pueblo estaba dividido y confrontado y, después de poner la radio comunitaria, la gente se olvidó de sus problemas y se unificó”.

“En la radio de Huazolotitlan, igual”, añade otro de los compañeros de la Asociación. “A los 8 días, el pueblo organizó una fiesta de dos días para celebrar su radio”.

Después de conversar con ellos, no nos queda duda de que la gente se enamora de las radios y hay una gran magia cuando los pueblos se identifican con sus medios de comunicación.

Transmisor, consola, micrófono y antena son 15.000 pesos. Y, además, la asesoría técnica. “No es un negocio”, comenta Figueroa – “es un aporte a los pueblos”.

Pero también hay hostigamientos. “En lo personal, a mí el 8 de agosto me incendiaron la camioneta con varios transistores adentro. Fue una gran perdida. Lo hicieron porque están viendo el trabajo que hacemos con las radios comunitarias de transparencia y honestidad. Tocamos intereses políticos y de grupos; por eso existe el hostigamiento”.

El episodio de Radio Totopo (en Juchitán) es otro ejemplo. “Ellos están apoyando a la ciudadanos que están en contra de la instalación de la empresa española que quiere lucrar con energía eólica. Les desalojaron, les robaron todo”. Pero fue por el apoyo de la comunidad que siguen funcionando.

Las comunidades defienden sus radios, y tal vez construir una red de radios comunitarias ayudaría a formar un frente de resistencia contra estos hostigamientos. Puede que algunos piensen que es un riesgo instalar un transmisor, pero ellos consideran que hay que seguir adelante porque, así, los pueblos, pueden caminar de forma independiente y transmitir en huabe, zapoteco, mixe, mazateco, chontal, sobre los temas que más preocupan a los suyos.

Fuente: Abyayala 2013


ESCRIBE UN COMENTARIO

Para escribir un comentario debes haber iniciado sesión antes, para ingresar, hazlo AQUI.
ARTICULOS
NOTICIAS
ENTREVISTAS
INFORMES

ENTRADAS RECIENTES RADIO
¿Cómo incorporar el enfoque de género al periodismo?
Organizan debates sobre concentración de medios
Participa en los Premios Nacionales de Periodismo
Gabo, una producción de más de 70 obras
Claves de redacción sobre la Semana Santa







Ingresar al sistema